came for the hotness, stayed for the ego boost

disclaimer: esta es la historia más ñoña que leerán sobre Tinder.

me fui de vacaciones en diciembre y porque YOLO, bajé Tinder 😱😱😱😱. si son mis amigos, saben que siempre decía cosas como que ay no, Tinder no es para mí… o sea, sólo son apariencias o ¿qué tal que hay alguien súper cool y no le das like porque no salió bien en su foto? y cosas así.

pero pues estaba de vacaciones y dije, ¿qué es lo peor que puede pasar? ¿QUE ENCUENTRE AL AMOR DE MI VIDA EN TINDER? JAJA obvio no. entonces lo bajé. me explicaron cómo funcionaba porque abuela y empezó la diversión.

estaba con dos amigos que me dijeron: no Jus, no es tan fácil como crees, o sea tardas mucho en hacer match y luego cuando ya haces match, nadie te habla. y yo dije, bueno… no importa, sólo quiero ver personas jaja. empecé a darle like a varios. no es mi culpa, los italianos son muy guapos.

obviamente le hice screenshot a los más guapos para mandárselos a mis amigas y amigos, algo así como postales desde Italia pero sin pagar timbres postales, ni escribir nada… no eran como postales desde Italia. todos los screenshots que mandé por WhatsApp venían acompañados de este emoji: 👀. no había que decir nada más. primero mis amigos -y mi hermana- no me creyeron que había bajado Tinder, precisamente por lo que les conté al principio. pero después expliqué todo y me tragué mis propias palabras.

mientras chismeábamos con unos buenos mozos en el hostal, me llegó una notificación… ¡match! y minutos después, ¡match otra vez! esa noche hice como 3 matches. y dije wtf jajaja ¿por qué me habían dicho que Tinder era difícil? (fue un caso similar al… obvio nadie es tan brillante como yo que conté aquí). ya era noche y como al otro día teníamos que aprovechar el desayuno del hostal, nos fuimos a dormir. spoiler alert: no nos despertamos temprano y tuvimos que desayunar pizza.

cuando desperté, tenía mensajes en Tinder. que hola, que cómo estás, que cuánto tiempo estás acá, que ciao bella, que bla bla bla. y fue divertido. long story short, seguí usando Tinder durante todas las vacaciones. no salí con nadie porque soy súper aburrida, porque realmente no me interesaba mucho y porque en algunas ciudades me quedé muy poco tiempo.

¿y por qué seguía usando Tinder si realmente no tenía intenciones de salir con nadie? PORQUE A MI EGO LE GUSTÓ. oigan, a nadie le sobra que le digan que qué bonita y que quieran salir contigo (aunque sólo sea para ustedes-ya-saben-qué). una vez que empecé a hacer matches, no pude parar. fue bueno para mi autoestima, no me critiquen taaaaanto. ¡ah! y también gané 3 seguidores en Instagram, ¡mucho más efectivo que echarle ganas a mis fotos!

lo que aprendí es que hay crossfiteros intensos e insufribles en todo el mundo, casi todos ponen su estatura y son muy altos, hay muchos Francescos, Simones y Pietros, todos son muy directos (basta intercambiar tres oraciones para que ya te estén invitando a tomar algo) y si estás de vacaciones te dan muy buenas recomendaciones turísticas, más locales.

y para terminar, algunos highlights (obvio estoy omitiendo las cosas asquerosas y sólo estoy poniendo las divertidas):

 

ya no estaba en Roma pero quería saber. cuando le dije que ya no estaba ahí fue como ☹️ pero me escribió hace unos días para desearme un feliz 2018, un 2018 lleno de gaviotas.

súuuuuuuuper cheesy pero divertido. ese día me iba de Florencia así que ni cómo ayudarle. hace unos días también me escribió. le pregunté si esa pick-up line le había funcionado con alguien más y me dijo que sólo la había usado conmigo (ajá). ¡ah! y también es cat lover.

sonaba como una excelente idea. la verdad es que mentí un poco porque no tengo 3 gatos, tengo 4. pero no quería ser muy crazy cat lady. AUNQUE LO SOOOOOOOOOOY.

first of all, HOW DARE YOU?

ay, con él sí quería salir 🙁 era súper nerdy e interesante. el timing no fue el correcto.

 

regresé a México con mi ego y autoestima por los cielos y ahora abrir Tinder es una tragedia. lo importante es que hay salud.

ustedes usan Tinder, ¿sí, no, por qué, para qué? cuéntenme, por fis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *