ayer estaba viendo las solicitudes de amistad que tenía en mi Facebook y no sabía que también puedes ver las solicitudes de amistad que has enviado Y QUE NO TE HAN CONTESTADO. y qué dolor de ego, amigos. entré y tenía solo dos, afortunadamente. si no, quién sabe si estaría escribiendo esto. estaría muerta, quizás.

las dos ya se me habían olvidado. una era para alguien que no conozco realmente, sólo tenemos amigos en común… y equis. la otra es una medianamente mejor historia.

ahí tienen que era primer, segundo o tercer semestre de prepa (nunca sabrán cuál, así puedo mantener el anonimato de esta persona). yo era toda marsupial y pequeña, tenía 16-17 años. tenía un compañero que también era marsupial y pequeño. creo que estaba un poco interesado en mí. tomábamos una clase juntos y él aplicaba la de Cady Heron con Aaron Samuels. fingía que no sabía nada para preguntarme cosas. él sabía mucho más, siempre sacaba 100. y yo también, a veces #foreverNerd. así que no tenía caso.

via GIPHY

él era súper tímido. yo súper awkward, como siempre. así pasaron varias clases. Y NUNCA PASÓ NADA. igual y a él se le quitó el interés. los siguientes semestres ya no tuvimos clases juntos. a veces nos saludábamos en los pasillos… pero de lejitos. en la uni no sé si estudiamos juntos o qué pasó. la verdad lo perdí del radar. después me gradué. pasó tiempo y me salió en “personas que quizás conozcas.” obvio tenemos muchos amigos en común. dije: ay, pues sí lo conozco. y le mandé la solicitud.

ya no recuerdo si pensé más en esa solicitud. ya se me había olvidado por completo… hasta ayer. pasaron como 5 años (?)… ¡y no me aceptó, maldito! qué mala onda. pensé que éramos amigos o algo. no entiendo por qué no me aceptaría. a lo mejor no usa Facebook. tal vez la vio y se le olvidó. igual y tiene un montón de friend requests y es súper selectivo con las personas que acepta. nunca lo voy a saber. y es muy triste. pensé que éramos amigos marsupiales. resulta que no.

y a esto se reduce mi vida ahora, a quejarme de una solicitud de amistad que nadie respondió hace 5 años.

PERO, no se queda ahí. porque obvio estuve pensando en este dolor de ego que nuestros papás no conocieron. y entonces googleé: facebook friend request stress (jaja 4 realz). así empezó mi Google deep diving (?). resulta queeeee… entre más amigos tienes en Facebook más te estresas. ahora que los papás, tías, jefes, compañeros de trabajo y amigos están en Facebook, todos juntos, es más difícil controlar qué parte de ti ven las personas. todo el tiempo estás evitando que tu familia vea cosas inapropiadas. o que el jefe vea que compartes memes de Godínez atormentados.

cuando estás con tu mamá eres de una forma, con tus amigos de otra y con tus compañeros de trabajo de otra. el problema es que en Facebook eso no sucede, no puedes crear diferentes comportamientos para diferentes situaciones sociales. YO NI SIQUIERA LO HABÍA PENSADO, AMIGOOOOOOOS. tal vez mi subconsciente sí… y por eso soy tan aburrida en Facebook.

quizás por eso no me aceptó. tal vez ya construyó toda una nueva personalidad que no tiene nada qué ver con lo que era en prepa y no quiere ni recordar esos días marsupiales. y es válido, lo acepto… lo acepto.

otra cosa que sucede es que a veces es inapropiado que te manden o mandar friend requests. al parecer en Pakistán hubo todo un debate al respecto después de que un doctor le mandó una solicitud de amistad a una paciente. ¿fue acoso o sólo un simple paso para acercarse a una persona? en mi defensa, no me parece que mandarle solicitud de amistad a mi amigo marsupial haya sido inapropiado. pero yo qué sé, igual y lo incomodé.

así que me puse a pensar en las solicitudes de amistad que yo tengo ahí en el limbo. unas son personas que no conozco. otros son clientes (¿POR QUÉ ME MANDAN SOLICITUDES? ya tienen mi mail, bye). otros son como negocios dudosos. no sé si estas personas piensen lo mismo y estén indignadas porque no los he aceptado en Facebook. tal vez sí. y se cierra el círculo de frustración.

así que ya te perdoné, amigo marsupial. no sé tus razones, no sé si me recuerdes, pero ya te perdoné… aunque no te importe en lo absoluto.

 

3 Thoughts to “lost in friend request”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *