amigos, la semana pasada organizamos un Drink, Talk, Learn en La Madriguera. yo pensé que nadie se iba a unir a una cosa tan ñoña pero resulta que sí y qué cool. hubo presentaciones de todo, ¡hasta de cómo funciona el 3D! una de las reglas era que no podías pasarte de 3 minutos. todo salió perfecto porque mi presentación duró 2:58 minutos, haciéndome acreedora al premio a la presentación que no se pasó de los 3 minutos (fui la única jaja).

lo único malo fue que en realidad no pude decir TOOOOOOOODO lo que quería justo por la limitación del tiempo y la verdad quería ganar el premio (que yo misma había comprado, pero no hice trampa, se los juro). así que por eso lo escribo. el tema: did I watch chick flicks because I was miserable? or was I miserable because I watched chick flicks?

el título viene de esta escena en High Fidelity: did I listen to pop music because I was miserable? or was I miserable because I listened to pop music?

y surgió a partir de un tuit que hice hace muchísimo tiempo y que después convertí en el título de un caso de estudio:

todos saben que amo las chick flicks. amo la idea del amor en las chick flicks y puedo ver películas como When Harry met Sally 100 veces y no me cansan. pero la cosa con las chick flicks es mucho más complicada que el que sólo sean películas “más para mujeres.” para mi presentación me centré en una sola cosa (porque enfocarme en más habría sido imposible, como los stalking myths): las expectativas del amor que tenemos gracias a las chick flicks.

en casi todas las chick flicks la cosa va así:

SIEMPRE hay un meet cute, hay grandes acciones por parte de alguno de los protagonistas para recuperar/ganar el amor de la otra persona, ellos se encuentran con un montón de problemas superados (si son muy complicados o parecen imposibles de resolver, es mejor) y al final los protagonistas viven felices para siempre, después vienen los créditos. sus historias no continúan. para mi presentación lo ejemplifiqué con 10 things I hate about you:

meet cute: se conocen “de verdad” mientras ella está semi-ebria en una fiesta y él la cuida. se dan cuenta de que en realidad son mucho más que lo que aparentan y que probablemente sean el uno para el otro, maaaaaaaaan.

big gestures: él la “encuentra” en un concierto (después de que su hermana invade su privacidad), la cláaasica escena de Can’t take my eyes off of you, le compra una guitarra, etc.

miles de problemas superados: ya se los saben pero bueno, superan todo…

felices para siempre: quizás.

PEEEEEEEEEERO, en la vida real las cosas funcionan de una manera un poco diferente:

meet cute: por lo general no existen. casi siempre es el amigo del amigo de alguien o así. sólo he tenido un meet cute en mi vida y al final las cosas fueron muy extrañas jaja. agreguen el online dating y el hecho de que prefiero quedarme todo el fin de semana a ver Netflix y entonces se convierte en algo casi imposible.

big gestures: sólo lean estos ejemplos.

miles de problemas superados: ¿relaciones tóxicas, anyone? no digo que en una relación TODO debe ser perfecto porque perfect is boring… pero de repente me sorprende cuando las personas tratan de forzar las cosas para que funcionen cuando claramente no lo hacen. pero ese es un rant que me guardaré para otro momento.

felices para siempre: las historias en la vida real continúan… no sé si Patrick Verona y Kat Stratford habrían seguido juntos cuando ella se fuera a la universidad al otro lado del país, lo dudo bastante.

dicho lo anterior, aquí viene el verdadero problema.

o sea, lo que esperamos de las relaciones es que haya fuegos artificiales y que todo sea emocionante. queremos encontrar a la persona perfecta, que sea TODO lo que buscamos, TODO en una sola persona (presióoooon). a la menor dificultad saltamos del barco. tenemos unas expectativas tan altas del amor que no nos conformamos con menos que sparks. lo dijo Aziz Ansari en Modern Romance, ya casi nunca hay segundas citas. si alguien no te gustó inmediatamente no te das chance de conocer más a esa persona. quizás nos estamos perdiendo de muchas cosas.

hay una gran diferencia entre las expectativas y la realidad (así como le pasó a Tom, aunque Summer siempre le habló con la verdad, la nets). y la verdad es que NUNCA vamos a ser TODO para alguien, vamos a ser PARTE de la vida de alguien. y eso está bien. ¿quién quiere estar con alguien que centra todas sus expectativas en ti?

y es eso. las chick flicks tienen gran parte de la culpa de esta idea tan extraña del amor que tenemos (teeeeeeeeeeeengo). pero no todo está perdido. ver chick flicks puede ser catártico y entretenido. no hay nada malo en eso. entonces, para resumir:

pero, ¿saben qué? no me importa. igual las seguiré viendo. igual las seguiré disfrutando. igual estaré esperando en algún momento tener un meet cute y ser feliz para siempre. porque si no pienso eso, entonces vuelvo a ser completamente miserable y, ¿quién quiere eso en su vida?

One thought to “did I watch chick flicks because I was miserable? or was I miserable because I watched chick flicks?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *