todos los que me conocen saben que hay dos caminos hacia mi corazón: los maratones de reality shows japoneses (cualquier reality show, en realidad) y los esquites. pero dejando a un lado los maratones, porque esos requieren su propia entrada, vayamos directamente a los esquites.

me gustan los esquites porque son sencillos. pero el que sean sencillos no quiere decir que cualquier esquite me guste. no, no, no, no. precisamente porque son sencillos, requieren de ciertas habilidades de las personas que los preparan para que realmente sean buenos. los esquites sólo son elote hervido con mayonesa, queso y limón. suena fácil, ¿no?

he probado muchos esquites en mi vida. PERO nunca había tenido una revelación tan grande como la que tuve el sábado 19 de mayo del 2018. probé los mejores esquites que he probado en mi vida, ¡en mi vida! estaban tan buenos que amenacé con escribir un ensayo de 4 cuartillas al respecto.

obvio no lo haré. ¿o sí? estos esquites OMG. en serio… what the heck? para empezar están en el lugar más equis de la historia. “no darías ni un peso por ese lugar,” es lo que dirían las tías si se refirieran a él. me acerqué a pedir y la señora se paró para empezar el proceso.

los esquites pueden servirse de muchas formas, cada esquitero tiene su propio estilo. pero esta señora OMG. tomó el vaso y sirvió 1 cucharada y media de esquites. me preguntó: ¿va con todo? y contesté que sí menos con picante (porque no como picante, ya sé, no soy buena mexicana). sólo los mejores esquiteros hacen esto: ponerle mayonesa y queso a la mitad del vaso. algunos se la ponen hasta arriba y así no debe de hacerse nunca según mi profesional opinión.

ahí le puso mayonesa con una pala. la mayonesa debe servirse con pala o de otra forma se desperdiciaría. le echó 2 (!) cucharadas de queso. después le dije: ¿le puede poner extra limón? me dijo que sí y exprimió un limón completo, después me preguntó: ¿quiere que le ponga otra mitad? a lo que contesté: 😭😭😭😭 no, gracias. por lo general le ponen la mitad de un limón y tengo que pedir que le pongan más. esta señora me estaba leyendo la mente.

pongan atención porque aquí viene lo más importante. recuerden que hasta ahora, el vaso sólo está lleno (lleno, no vacío) hasta la mitad.

la señora metió la cuchara en la olla de los esquites para llenarla y antes de sacarla, le escurrió un poco el agua. así que antes de ponerle toda la mezcla al vaso, sólo le puso los granos. volvió a meter la cuchara en la olla y repitió el proceso. al final, el vaso quedó lleno y con un montón de granos de elote hasta arriba. Y TODAVÍA LE PUSO MÁS QUESO. 😭😭😭😭

esto fue muy importante porque tienes que caminar con mucho cuidado cuando te dan tus esquites. casi siempre llenan el vaso al tope y se te escurre todo. en este caso no fue así porque la señora es muy lista y los granos de hasta arriba no tenían tanta agua.

pero ya sé qué están pensando: aunque el proceso sea el mejor, si los esquites no están buenos, no están buenos. lectores, por favor… tengan paciencia. aún no llego a la parte en la que los pruebo y mi vida cambia para siempre.

así que sin mucho cuidado, caminé unos cuantos pasos hasta la mesa donde mis amigos me estaban esperando. me senté y empecé el proceso de revolver los esquites. si no se revuelven, la mayonesa se queda a la mitad. toma unos minutos y es mi parte favorita de comer esquites porque ya los tengo ahí enfrente de mí, podría comérmelos en cualquier momento. pero no, debo revolverlos bien. debe de hacerse. hay que tener paciencia. casi siempre me mancho o algo pero con estos no fue así porque estaban perfectamente bien servidos 🙌🙌🙌.

y entonces llegó el momento que lo cambió todo.

via GIPHY

los probé. y nnnnnnnnnnnnnnnnnno.

via GIPHY

me pasó como a Remy. fue una fiesta de sabores en mi boca. para empezar el elote estaba súper suavecito. la cocción perfecta. el resultado es que estos granos de elote estaban un poco dulces lo que hacía un gran contraste con la acidez del limón extra y la mayonesa y lo salado del queso.

ggggggggggggg. lo estoy escribiendo y se me está haciendo agua la boca.

la cantidad de mayonesa, perfecta. la cantidad de queso, perfecta. la cantidad de limón, perfecta. los mejores esquites que he comido en mi vida.

no puedo creer que tuvieron que pasar casi 30 años para probar los mejores esquites eveeeer. pero la buena noticia es que tengo el resto de mi vida para comerlos por siempre.

ahora la información práctica, ¿dónde están esos maravillosos esquites? súper lejos de mi casa, maldita sea.

Dios bendiga a esa señora, que no sé si es la misma señora de los esquites.

los esquites están junto a estos tacos, por Plaza San Pedro.

y amigos, si han comido mejores esquites que esos, invítenme, no sean así.

pd. invítenme unos esquites y lleguen a mi corazón❤.

2 Thoughts to “unos esquites perfectos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.