¿Alguien aquí tiene sobrinos pequeños? Si es así, seguro sabrán que les ENCANTA ver las mismas películas una y otra y otra y otra vez. Cada vez que mi sobrina llega a mi casa me dice: Tía, Elmo. Lo que significa que iremos a mi cuarto, pondremos Netflix y empezaremos a ver por 290449 vez Elmo in Grouchland.

Y si tienen sobrinos pequeños, sabrán también que aunque les gusta ver las mismas películas, su tiempo de atencióne es MUY corto por lo que la mayoría de las veces sólo verás los primeros 20 minutos de la película en cuestión. Como ya lo sé, decidí hacer algo nuevo la última vez que vino: me salté algunas partes (las canciones no, porque le encanta bailar y cantar) para ver un poco más de la película.

Cantamos, bailamos y llegamos a esta joya de la inspiración y madre de todos los consejos, escuchen:

Y ME ENCANTÓ. No la había escuchado con detenimiento y la amé. Lo mejor: creo que era lo que necesitaba escuchar en ese momento.

One foot, then the other.

Your journey has begun.

Elmo, believe it

You’re ready, ready, ready to run.

Había tenido parada mi página durante casi un año (en el blog publiqué sólo como 4 veces). La principal razón por la que no había movido mucho mi web es porque no sabía por dónde seguir. No había definido muy bien mis servicios y no había pensado realmente qué quería. Pero un año después, no podía seguir dándome el lujo de dejarla ahí abandonada.

Así que escuché a Stuckweed (la planta del video jaja) y dije: voy a dar el primer paso.

El primer paso fue pensar en qué es lo que quería realmente reflejar con mi página, sólo eso. Empecé a pensarlo y escribirlo y me di cuenta de que el diseño no tenía nada qué ver con lo que quería lograr. Así que tomé otro primer paso y fui a Unsplash para hacer una colección de fotos que me gustaría usar en mi nueva página.

Y TODO FLUYÓ DESDE ESE MOMENTO.

Conforme fui haciendo mi colección de fotos en Unsplash se me fueron ocurriendo nuevas ideas de servicios, de textos, de entradas y muchas cosas. Justo en esos días me llegó el mail de freebies de cada lunes de Creative Market y OH MY GOD: uno era el template que estoy usando ahora en mi WordPress. Es como si todo se hubiera acomodado para que hiciera este cambio.

Ya con las fotos, con nuevas ideas y con mucho qué contar comencé el rediseño de mi web. Lo más sorprendente es que como tenía una idea mucho más clara de lo que quería hacer lo hice todo como en una semana (tiempo récord para mí).

Y esa es la historia de mi nueva página y de cómo dar un paso me llevó a mucho más. ¡Gracias Elmo in Grouchland!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *